sábado, 21 de noviembre de 2015

Reconstruir la historia familiar : archivos y fuentes de información


Hay que reconocer que, hacia el ecuador de la vida, uno tiende a mirar atrás haciéndose preguntas que, cuando hubieran tenido respuesta, nunca nos habíamos planteado obcecados (como uno está en la juventud) con la prometedora visión del horizonte. En la bitácora de nuestro viaje, el puerto de partida solo adquiere protagonismo con el paso de los años. 

Lo cierto es que el descreído y pragmático ciudadano del siglo XXI alterna la adoración por avances técnicos de última generación con el afán por buscar sus raices. En el post  Tras el rastro de nuestros abuelos: genealogía y memoria familiar en el siglo XXI hacía referencia al interés que parece haber por excarvar en la historia familiar, buscar los orígenes de nuestros apellidos, reconstruir árboles familiares o incluso buscar consuelo psicológico ahondando en los conflictos emocionales y vitales de nuestros ancestros. 

Sean cuales fueren tus motivaciones personales, si te encuentras entre los infectados por el aguijón de la curiosidad genealógica y no sabes muy bien por dónde empezar, te propongo algunas pistas que podrían resultar de utilidad si no estás muy familiarizado con estos temas.

 ¿Dónde buscar?: 

  • ARCHIVOS PARROQUIALES: a partir del Concilio de Trento (s. XVI) las parroquias debían recoger en libros los datos de nacimiento, matrimonio y defunción de sus feligreses. Si conoces la localidad de origen de tu familia es muy probable que puedas recuperar información interesante: solían figurar los progenitores con referencia a su localidad de nacimiento que te ayudarán a completar la información de partida. El Ministerio de Cultura ha publicado una Guía de los Archivos de la Iglesia en España que facilita el acercamiento a la documentación eclesiástica,  vital en cualquier investigación genealógica.

  • REGISTRO CIVIL: se crean en 1870 y comienzan a funcionar en 1871 por lo que permiten recopilar datos de tres o cuatro generaciones a lo sumo. La documentación civil también facilita datos de nacimiento, matrimonios y defunciones y puede solicitarse al registro civil de la localidad de tus mayores, aunque en pueblos pequeños esta información se suele conservar en el archivo municipal. Puedes probar a realizar el trámite vía internet a través del Ministerio de Justicia, solicitando una “partida literal” a través del apartado “Familia”. 



  • ARCHIVOS MUNICIPALES: no dejes de visitarlos. Solo por poner un ejemplo: podrás consultar datos de empadronamiento que te permitirán confirmar la residencia de tu familia y seguir la pista por sus distintos domicilios, cotejar fechas de nacimiento, el orden de nacimiento de los hijos de una pareja, conocer su profesión, etc. Eso sí, ten cautela porque a veces contienen erratas. 

    Archivo Histórico de Protocolos
    (Madrid)
  • ARCHIVOS DE PROTOCOLOS. Los protocolos son la colección de actas, escrituras y otros documentos autorizados y registrados por un notario durante un año que, por regla general, conserva en su archivo durante 25 años. Pasado este plazo suelen remitirse al archivo de protocolos de la provincia. Piensa que es un notario quien avala testamentos y escrituras de propiedad, y hubo un tiempo en que la descripción de enseres era bastante menos prosaica que en la actualidad. En el caso de Madrid, por ejemplo, el Archivo Histórico de Protocolos es uno de los más importantes de Europa, con colecciones que datan de 1504. 

  • PARES: PORTAL DE ARCHIVOS ESPAÑOLES. Visita obligada, sin lugar a dudas. PARES representa la puerta de acceso al patrimonio documental de nuestro país conservado en distintos archivos públicos y privados. Son muchos los fondos documentales a los que se tiene acceso, y desde este portal es posible realizar una búsqueda en todos ellos… eso sí, con paciencia. Solo a modo de ejemplo recojo alguno de los fondos documentales a los que puedes acceder a través de su buscador (dispone de consulta simple y avanzada):

http://pares.mcu.es/


- ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN (AGA). Custodia la documentación más reciente, básicamente del siglo XX. Puedes localizar, por ejemplo, expedientes de depuración de maestros durante el franquismo, fotografías del pueblo de tus abuelos a comienzos de siglo y, en general, seguir el rastro de tu familia en cualquier acto administrativo. Para que te hagas una idea de su importancia solo te diré que, por volumen de fondos, es el tercer archivo más importante del mundo. 


- PORTAL DE MOVIMIENTOS MIGRATORIOS. La cooperación entre archivos españoles e iberoamericanos permite encontrar pasajes de embarque o solicitudes de residencia de tus antepasados.  Por otra parte, desde PARES se accede también al ARCHIVO GENERAL DE INDIAS donde se custodia la información relacionada por la administración del imperio español en ultramar desde el siglo XVI.

- SECCIÓN NOBLEZA DEL ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL. Son archivos familiares conservados durante generaciones y que han sido vendidos o donados al Archivo Histórico Nacional (AHN). En estas familias el concepto de linaje era esencial, así como las credenciales de pureza de sangre que antaño todo hidalgo guardaba a buen recaudo. En el cuadro de clasificación encontrarás esta información dentro de "Genealogía , Títulos y Mayorazgos".

- PORTAL DE VÍCTIMAS DE LA GUERRA CIVIL. Siendo el suceso más traumático de nuestra historia reciente, este apartado merece un post específico, por la multitud de proyectos existentes en el ámbito público y privado. Por ahora solo apuntar que, ya sea en uno otro bando, es posible que puedas localizar referencias sobre algún pariente exiliado o asesinado en la Guerra Civil.  

  • ARCHIVOS MILITARES. A través de PARES se accede a información sobre órdenes militares y a distintas bases de datos vinculadas a la memoria de la Guerra Civil, como por ejemplo la “Base de datos de militares republicanos" o "Desaparecidos del ejército de tierra de la República Española (1936-1939)". Pero no hay que olvidar el importante fondo que conserva el propio ejército, accesible a través del Portal de Cultura de Defensa


Junto a estos, recuerda también que las Universidades disponen de archivos y, últimamente, incluso algunos colegios profesionales están haciendo esfuerzos por constituir archivos históricos de sus afiliados. Ocurre lo mismo con organizaciones sindicales y partidos políticos, donde puedes rastrear información sobre la militancia de tus antepasados si tuvieron alguna “confesión política” conocida. Es el caso del Archivo de la Fundación Pablo Iglesias o la Fundación Largo Caballero. Tantear la búsqueda de tus familiares a través de los portales en Internet de cualquiera de estos archivos es una tarea que requiere cierta paciencia, por eso te recomiendo especialmente comenzar por PARES e indagar sobre la información civil y religiosa que puedas obtener en la localidad de origen de tu familia. 

A través de HISPANA puede accederse
a este precioso grabado del siglo XVIII.
En este sentido, HISPANA puede allanar bastante el camino. Como agregador nacional de EUROPEANA permite consultar colecciones digitales de archivos, bibliotecas y museos de distinta titularidad y naturaleza (archivos municipales, instituciones académicas, etc.). Los materiales son variopintos (documentos, planos, fotografías...) y se incrementan día a día a través de distintos proyectos que se están desarrollando en la actualidad.  

Sin embargo hay una fuente de información que muy posiblemente te va a aportar datos insospechados. Se trata de la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, en la que progresivamente se van incorporando revistas y periódicos conforme avanza la ingente labor de digitalización que se está realizando en bibliotecas de todo el país. 

Archivo fotográfico de ABC
Con algo de suerte podrás encontrar referencia a los destinos de tus abuelos si fueron maestros, o aquella ocasión en la que a un familiar le tocó la lotería… incluso en las páginas de sociedad de la prensa local, la crónica de la ceremonia de petición de mano de tu abuela, si se trataba de una señorita de buena familia. Ascensos de militares, homenajes, trifulcas entre vecinos... no digo nada si tu familiar fue periodista. En cualquier caso encontrarás una fuente inestimable para aproximarte al entorno en el que vivieron tus ancestros. Y si tus antepasados tuvieron algún negocio, incluso podrás encontrar publicidad. 

Por supuesto no es el único repositorio con información de prensa. Entre los más señalados no olvides la Hemeroteca Digital de la BNE, además de las colecciones de prensa que conservan las bibliotecas municipales y autonómicas, donde podrás consultar fondos que aún no se han digitalizado. Precioso también, aunque solo sea por curiosidad, el archivo fotográfico de ABC, así como su hemeroteca que permite, en la búsqueda avanzada, realizar consultas desde 1891 en las distintas ediciones y suplementos. 


Como ves, hay muchos sitios donde buscar, y cada vez más sin moverte de casa. Eso sí, no te desanimes si al principio no localizas gran cosa. Repite la búsqueda pasado un tiempo y te sorprenderás. Internet además te puede ayudar a contactar con asociaciones culturales de la localidad donde residió tu familia que pueden darte pistas e incluso ponerte en contacto con una familia que no sospechabas que tenías. Te lo digo por experiencia propia.

Consultar
Tal vez te encuentres aturdido por la cantidad de sitios donde podrías comenzar a buscar. No te preocupes, como en casi todo, seguir un método es fundamental. De eso prometo hablarte en breve además de enumerar algunas herramientas que puedes utilizar para recoger de forma ordenada todos tus hallazgos.

Por el momento, si te estás iniciando en esto de la genealogía, te recomiendo echar un vistazo al espacio que dedica la Biblioteca Nacional a Genealogía y Heráldica. La genealogía es una disciplina compleja que requiere ciertos conocimientos previos por lo que no dejes de seguir las indicaciones que dan al final de la página. Y, desde luego, como lectura de cabecera te recomiendo encarecidamente leer el artículo de Mayte Rius titulado "En busca de los antepasados"

Solo un consejo de partida: antes de embarcarte en ninguna búsqueda vuelve a revisar esa vieja caja de latón donde tu madre conservaba cartas, fotos y documentos sin orden ni concierto. Revísalos atentamente y si tienes aún familiares de edad, contrasta con ellos los datos que posees. Prepara un café caliente y siéntate en tu rincón favorito de la casa. Mira por la ventana y observa lo bonito que es el movimiento de las hojas de ese árbol mecidas por el viento. Tómatelo con calma, te estás embarcando en todo un proyecto… y te advierto que  provoca adicción.

[Continuará]

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir todo este conocimiento que será de gran utilidad para los que nos hallamos tras el rastro de algunos de nuestros familiares.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo post, gracias! Otro de mis proyectos pendientes, tirar del hilo y profundizar en nuestras raíces manchegas y vascas.

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión. En breve será publicada.